El Papa sucesor de San Pedro y Pastor de toda la Iglesia

7

El Papa sucesor de San Pedro y Pastor de toda la IglesiaEl Papa es el obispo de Roma y sucesor de San Pedro, representante de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, que tiene potestad plena, suprema y universal y puede ejercerla siempre con entera libertad ( Cat 882). Es también el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad en la Iglesia ( LG 23). Según San Gregorio Magno es el Siervo de los Siervos de Dios.

Vicario de Cristo

El Papa es el Vicario de Cristo, pero hay quienes creen que es la bestia de que habla el Apocalipsis 13,18 y que lleva grabado en. su tíara el número de la bestia, el 666.

Algunos, como los adventistas, dicen que lleva escrito en su tíara “Vicarius Filii Dei”, cuyo valor numérico sería VICIVILIIDI = 666. Pero, por la misma regla de tres, podríamos decir que lo es su fundadora Hellen Gould White, cuyo valor numérico es LLVLDVVI = 666. Sin embargo, nunca al Papa se le ha llamado Vicarius Filii Dei (Vicario del Hijo de Dios), sino Vicario de Cristo. Por otra parte, S. Juan, cuando escribe el Apocalipsis, lo escribe en griego y no en latín.

El 666 podría muy bien referirse al valor numérico de las palabras griegas César-Dios, ya que los emperadores romanos fueron como bestias diabólicas que mataron miles de cristianos. Y para evitar decirlo con todas las letras y que las autoridades romanas tomaran represalias, si llegaban a leerlo; por eso, lo pone de un modo simbólico.

Pero vayamos al punto clave, ¿es verdaderamente Pedro la cabeza visible de la Iglesia, la piedra fundamental, el vicario de Cristo en la tierra?. Algunos lo niegan, porque dicen que no se puede poner otro fundamento que Cristo. Ciertamente que Cristo es la Cabeza y el Centro y el fundamento primero de la, Iglesia, pero El mismo quiso dejamos su representante visible, revestido de su autoridad en Pedro y sus sucesores.

En Jn 21,15-17 le dice: “Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas” (incluyendo a los mismos apóstoles, pues le había preguntado inmediatamente antes: ¿me amas más que estos?). En Mt 16,18-19 le dice: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. A ti te daré las llaves del Reino de los cielos y lo que ates en la tierra será atado en los cielos y lo que desates en la tierra será desatado en los cielos”. La primera vez que Jesús ve a Pedro ya le indica su misión, cambiándole de nombre: “ Tú eres Simón, hijo de Juan, tú te llamarás Kefas, que quiere decir piedra” (Jn 1,42). Por eso, en Mt 16,18 Jesús juega con la palabra Kefas y le dice según el texto original: “Tú eres Kefas y sobre esta Kefas edificaré mí Iglesia”. Porque Pedro y piedra es la misma palabra, indicándole así su misión: estaba destinado a ser la roca, el fundamento de su Iglesia, que durará siempre, porque las puertas (poderes) del infierno no podrán prevalecer contra ella. Por otra parte, Cristo sabía que Pedro iba a morir, de ahí que este poder de las llaves del Reino de los cielos debía continuar en los sucesores de Pedro.

Primero de los Apóstoles

Siempre que se nombra a los apóstoles se nombra primero a Pedro, que en Mt 10,2 se le dice expresamente el primero. Después de la resurrección, se le aparece a él solo antes que a los demás apóstoles (Le 24,34; 1 Co 15,5). Cuando se habla de los tres discípulos predilectos (Pedro, Santiago y Juan) siempre aparece Pedro el primero ( Mt 17, 1; Lc 9,28; Mc 9,2; Hech 1,13 ). Las cuatro veces que aparece la lista de los apóstoles en el N.T. siempre varía el orden de los demás apóstoles menos el de dos: Pedro siempre el primero y Judas el último (Cf. Mt 10,24; Mc 3,16-19; Lc 6,14; Hech 1, 13). Cuando se habla en general del colegio apostólico, también aparece Pedro el primero. Por ejemplo en Mc 1,36 dice: “Pedro y los que estaban con él”. En Hech 2,14: “Pedro con los once”.

Cuando los apóstoles son apresados, Pedro habla en nombre de todos (Hech 5,29). Es detenido por Herodes Agripa como jefe de la Iglesia (Hech 12,3) y toda la Iglesia oraba por él. El mismo ordena con su autoridad bautizar a los primeros gentiles (Hech 10,48). En el concilio de Jerusalén es el primero que habla para decidir la cuestión y Santiago lo apoya (Hech 15). Pablo va a Jerusalén a conocer a Pedro (Gal 1, 18). Pedro toma la iniciativa en la elección de Matías (Hech 1, 15). Habla ante el sanedrín (Hech 4,8) y predica como representante de la Iglesia en Pentecostés, día que se considera como el nacimiento de la Iglesia.

Ante tantos argumentos ¿seremos capaces de negar su autoridad, porque no se dice en la Biblia claramente que estuviera en Roma? ¿Acaso la Biblia lo niega? Al final de su primera carta Pedro dice: “les saluda la Iglesia de Babilonia” (1 Pe 5,13) y todos admiten que Babilonia significa Roma, como aparece claro en Apocalipsis 17 y 18; ya que la ciudad de las siete colinas de que habla no es otra sino Roma (Ap 17,9). Además, ¿hay acaso alguna ciudad en el mundo que se haya atribuido tener el sepulcro de S. Pedro? La estancia de Pedro en Roma está atestiguada por todos los escritores antiguos.

S. Clemente Romano en su carta a los Corintios el año 95 habla de que Pedro y Pablo fueron víctimas de la persecución de Nerón (Co 6, l). S. Ignacio de Antioquía, escribiendo a los cristianos de Roma, les dice: “no os mando yo como Pedro y Pablo” (Romanos 4,3).

Lo mismo afirman otros autores del siglo II y III como S. Ireneo, Tertuliano, Clemente de Alejandría, Dionisio de Corinto, etc. Especialmente Tertuliano y el escritor romano Gayo hablan del martirio de Pedro en Roma. Gayo incluso dice: “Yo puedo mostrar los trofeos de los apóstoles. Si quieres ir al Vaticano o a la Vía Ostiense, encontrarás los trofeos de los apóstoles que han fundado la Iglesia” (cita de S. Eusebio de Cesarea en su Historia Eclesiástica VI, 14,6).

El Papa es infalible

Cristo en Lc 22,32 afirma: “Yo he rogado por ti para que tu fe  no desfallezca y tú confirma a tus hermanos”. Yo he rogado por ti, le dice Jesús a Pedro. Lo normal es que nosotros oremos a Cristo. Pero, como Pedro es la piedra fundamental de la Iglesia y es demasiado grande su responsabilidad, Jesús siente el deber de sostenerlo, rezando por él para que su fe no se equivoque, ya que la seguridad de todos depende de la fidelidad de Pedro. Aquí podemos ver la gracia de la infalibilidad otorgada a Pedro para que dirija con seguridad y fidelidad la barca de la Iglesia. Si Caifás que era Sumo Pontífice hablaba en nombre de Dios con profecía (Jn. 11,51), ¿no lo podrá hacer el Papa?

El concilio Vaticano I afirmó: “Adhiriéndonos fielmente a las tradiciones de la fe cristiana… desde los primeros tiempos de la Iglesia, enseñamos y definimos que es doctrina divinamente revelada que el Romano Pontífice cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su cargo de Pastor y Doctor de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define que una doctrina referente a la fe o a las costumbres debe ser acatada por la Iglesia universal, goza plenamente, por la asistencia divina prometida a él en el bienaventurado Pedro, de aquella infalibilidad con que el divino Redentor quiso dotar a su Iglesia al definir doctrinas referentes a la fe y a las costumbres, y por consiguiente, que tales definiciones, del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no en virtud del consentimiento de la Iglesia”. (De Ecclesia Christi cap. V). El Papa, pues, es infalible, no se puede equivocar, pero sólo cuando habla como supremo Pastor y Maestro de la Iglesia, en cosas de fe y costumbres, dando una decisión final y manifestando explícitamente su intención de obligar a la Iglesia universal. ( Cat 891).

Cristo no prometió al Papa la impecabilidad, sino la infabilidad y, de hecho, ha habido Papas pecadores, aunque la inmensa mayoría han sido buenos y la tercera parte santos.

En cuanto a los dogmas,.hay que entenderlos de manera dinámica y no estática, pues tienen mucho más de comienzo que de término, ya que pueden ser entendidos en un sentido más profundo. Por eso, Karl Rahner decía en sus Escritos de Teología: “Toda fórmula en que la fe se expresa puede, en principio, aun permaneciendo verdadera, ser superada. Es decir, al menos en principio, puede ser sustituida por otra que diga lo mismo y añada algo más, que diga lo mismo, pero con un nuevo matiz”.

De hecho, nunca en la Iglesia ha habido ningún Papa que solemnemente haya definido algo con intención de obligar a toda la Iglesia y se haya equivocado. Esta es una prueba más de la asistencia del Espíritu Santo sobre él, como Cristo prometió. A veces, los Papas al hablar de opiniones personales se han podido equivocar, pero tenemos que respetarlos y obedecerlos, porque tienen la autoridad de Cristo, aún cuando no hablen ex cathedra, definiendo un dogma de fe. (En el caso de Galileo, no hubo ningún dogma de fe ni el Papa publicó ningún documento. Tampoco era asunto de su competencia por tratarse de cosas de astronomía y no de fe y costumbres).

Autoridad del Papa

La autoridad del Papa, como cabeza de la Iglesia, está atestiguada por documentos desde el primer siglo. S. Ignacio de Antioquía, en su carta a los romanos, dice por dos veces que Roma tiene la presidencia sobre todas las demás comunidades cristianas (Magn 6, l). S. Clemente Romano, tercer sucesor de S. Pedro, hacia el 95 en su carta a los de Corinto, habla de la institución divina de la jerarquía y de que es un pecado destituir a los presbíteros del ejercicio de sus funciones, cosa que habían hecho en Corinto algunos revoltosos que había soliviantado a los fieles. Aquí S. Clemente actúa como verdadero Papa, toma cartas en el asunto para corregir abusos a pesar de que todavía vivía S. Juan en Efeso, que estaba mucho más cerca que Roma. Esta carta se ha llamado la “Epifanía del Primado Romano” por ser la primera y más clara manifestación del primado romano.

S. Jerónimo, en su carta a S. Dámaso Papa, le dice: “Sé que la Iglesia está edificada sobre esta roca (Pedro)” (Epist 15,2). S. Agustín, con toda claridad, afirma que en la Iglesia romana ha existido siempre la preeminencia de la sede apostólica (Epist 43,3.7).

Además del documento antedicho del Papa S. Clemente Romano, tenemos también un caso práctico en el Papa S. Víctor hacia el 190. Cuando se suscitó el problema de la celebración de la Pascua, el Papa Víctor intervino para zanjar la cuestión. Por eso, S. Cipriano en el siglo III nos dice ya: “Quien abandona la cátedra de Pedro sobre la que está cimentada la Iglesia, ¿puede confiar de estar en la Iglesia?” (Sobre la unidad de la Iglesia católica.)

Es absurdo decir, como algunos, que el emperador Constantino fundó la Iglesia e instituyó a los Papas. Muchos años antes de Constantino hay testimonios, como hemos visto, de la vida de la Iglesia y de la actividad de los Papas. Conocemos los nombres de los Papas desde S. Pedro hasta ahora. Son 265 y de ellos 80 santos. S. Ireneo, muerto el 202, ya nombra a los 12 primeros Papas. S. Agustín, en su carta a Generoso, nombra a los 38 Papas que hubo hasta él y dice: “Si vamos a considerar el número de los obispos que se van sucediendo, más cierta y considerablemente empezamos a contar desde Pedro, figura de toda la Iglesia, a quien dijo el Señor. “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,18). A Pedro sucedió Lino, a Lino Clemente; a Clemente Anacleto; a Anacleto Evaristo…” y continúa enumerando a todos los sucesores hasta Anastasio.

Después de todo lo antedicho, ¿podemos negar la autoridad del Papa, como representante de Cristo en la tierra? ¿podemos presentar algún Santo Padre que negara su autoridad en los primeros siglos de la Iglesia o a algún santo que lo haya rechazado? Sta. Catalina de Sena le llamaba “el dulce Cristo en la Tierra” y todos los santos nos han enseñado a amarlos, respetarlos y obedecerlos como al mismo Cristo.

Elección del Papa

Hasta el siglo X los Papas eran elegidos por el clero y pueblo romano por votación popular con lo que esto podía suponer de tensiones y pasiones humanas. Prácticamente, lo elegían los nobles de Roma. Esto hizo que sus intereses personales se mezclaran en la elección papal, como se vio claramente en el llamado siglo de hierro, el siglo X, con todo el desprestigio que esto trajo para la misma Iglesia.

El año 1059 el Papa Nicolás II dio un decreto para que el Papa fuera elegido sólo por los cardenales. Desde entonces, los cardenales tomaron importancia en la Iglesia, considerados como los príncipes de la Iglesia. Entonces, había 18 cardenales diáconos, 28 cardenales presbíteros y 7 cardenales obispos. El año 1241, como tardaban mucho en elegir al nuevo Papa, los romanos los encerraron con llave (cum clavi). De ahí viene la palabra cónclave, con la que se designa a la reunión de los cardenales después de la muerte del Papa, para elegir sucesor. Actualmente, hay más de 120 cardenales y sólo pueden entrar en cónclave los menores de 80 años. Cuando se hace la votación, si no sale elegido ninguno, se queman las papeletas y sale humo negro. Si sale  humo blanco, quiere decir que “Papam habemus”, tenemos un nuevo Papa. Para ello es necesario 2/3 de los votos.

El Papa no es sólo jefe de la Iglesia católica, es también jefe del Estado temporal del Vaticano, que es uno de los más pequeños del mundo. Actualmente, a raíz del tratado de Letrán de 1929 con el Estado italiano, tiene 49 Hectáreas. Pero hasta el siglo pasado ocupaba la parte central de Italia. Estos Estados de la Iglesia habían sido donados al Papa Esteban II por Pipino el Breve, rey de Francia, el año 756 y más tarde fueron ratificados por Carlomagno.

Esto ha sido de una gran beneficio para la Iglesia para tener independencia y no estar sometida a los vaivenes de la política italiana y a los caprichos de los reyes de las distintas ideologías reinantes.

Finanzas del Papa

Con frecuencia, al hablar del Vaticano, hay muchos que quieren desprestigiar a la Iglesia y hablan de falsedades como que el Papa tiene fábricas de armamentos u otros negocios turbios. Hace unos años se habló mucho del Banco del Vaticano, que es un Instituto fundado el año 1887 por el Papa León XIII y que, actualmente, se llama IOR (Instituto para las Obras de Religión). En él están depositados dineros de instituciones católicas del mundo entero, tales como Congregaciones religiosas, hospitales, universidades, etc. Este IOR se unió al Banco Ambrosiano y, al quebrar éste el año 1984, el Vaticano tuvo que responder y pagar 240 millones de dólares, pero no era dinero del Vaticano, sino de instituciones católicas.

Hay quienes dicen que el Papa es el hombre más rico del mundo. Esto es una falacia, pues el Papa no es el propietario personal de todas las obras valiosas, acumuladas durante siglos, de los museos vaticanos. Eso es un tesoro cultural de toda la humanidad y, en especial, de la Iglesia Católica. El Papa no es un hombre millonario que lleve una vida a todo lujo, sino más bien un trabajador incansable, que nunca se jubila y trabaja hasta altas horas de la noche y lleva una vida sobria. Va por diferentes países del mundo como peregrino de la paz, para fomentar la fe de los católicos y no como un turista que se da la buena vida.

De la misma manera, hay muchos católicos que dicen “los curas tiene plata”, con lo cual quieren justificarse para no colaborar económicamente con la Iglesia, que es una obligación de todo cristiano. Además, en las parroquias se ayuda a gente pobre y hay muchas obras que hacer para el bien de la Comunidad. El problema no es tener dinero, sino emplearlo bien

El Papa y el Vaticano no han montado ningún negocio para sacar plata y emplearla después para lujos indebidos. Sin embargo, con el dinero bien empleado se pueden hacer muchas obras buenas y, por eso, es necesario que todos pongamos el hombro y trabajemos unidos por un mundo mejor. Amemos al Papa. Oremos por sus intenciones. Obedezcamos sus normas. Siguiéndole a él, no nos equivocaremos y sabremos que estamos con Cristo, seguros en la Verdad. “Donde está Pedro, allí está la Iglesia” (S.Ambrosio: Enarr in Ps 40,30). “Donde está la Iglesia, está Cristo Jesús” (S.Ignacio: Smyrn, 8,2).

*****

Fragmento del Libro “Católico Conoce tu Fe” del P. Ángel Peña O.A.R.
Puedes descargar gratuitamente este y todos los libros del Padre Ángel Peña en LibrosCatólicos.org
o directamente aquí: Descargar libro “Católico Conoce tu Fe”





7 comentarios para “El Papa sucesor de San Pedro y Pastor de toda la Iglesia”

  1. Otto REne Teni dice:

    siempre e estado seguro de mi iglesia y mi fe pero despues de leer este documento reafirmo mi fe felicitaciones y que viva Cristo y que viva mi iglesia y que viva Pedro amen

  2. Chuchazo dice:

    No soy católico, pero me ha parecido muy buena esta información.
    No me gustan las falsas informaciones con el propósito de desprestigiar.

  3. Felix dice:

    Gracias por compartir estas palabras….
    Bendito sea Dios en sus angeles y en sus santos.
    Dios les bendiga !
    Felix

  4. catalina dice:

    me encanto

  5. RODOLFO dice:

    LA VERDADERA IGLESIA ES UNA:LA CATÓLICA. LOS EVANGÉLICOS SON UNOS HIPÓCRITAS QUE CON UNA MANO ALZAN LA BIBLIA Y CON LA OTRA HACEN PISTOLA. ME CONSTA. ADEMÁS LOS EVANGÉLICOS SON CRITICONES, ENVIDIOSOS DE UNA IGLESIA EN LA CUAL QUISIERAN ESTAR ELLOS COMO AUTORIDAD PAPAL. -PERO CON OTRA IDENTIDAD OBVIAMENTE. ELLOS NO SON DIOS PARA DECIR QUIEN SE SALVA Y QUIEN NO. ____MÁS DE 2000 AÑOS TIENE LA VERDADERA AIGLESIA DE CRISTO, PRIMERO FUE SÁBADO QUE DOMINGO. HAGO UN LLAMADO A LOS IDIOTAS DÉBILES DE FE QUE SE TUERCEN EN LAS SECTAS, PORQUE IGLESIA ES SOLO UNA: ¡LA CATÓLICA!

  6. Raymundo dice:

    Bien, tambien soy catolico por que mis padres lo decidieron al bautizarme en la fe catolica, pero ya maduro el catolicismo, los protestantes y toda esa tracala de sectas que cada dia aparecen como callampas donde sus lideres religiosos se aprovechan de la ingenuidad de la gente ignorante, pobre a causa de otra tropa de mentirosos como son los politicos y gobernantes de los diferentes paises del mundo, mayor pobreza y ignorancia de la gente mayor ganancia para los curas, pastores, obispos, que le hacen creer a la gente que todos sus dichos y hechos son producto de la revelacion divina, que si no hacen lo que ello pregonan los mandara al mismo infierno, ahora si se arrepiente un poco el cura pedira al divino que solamente los protestantes de le mande al purgatorio, ni el mismo sabe donde esta el purgatorio, otros como los testigos de jehova dicen que si no hacen aportes a la iglesia no estaran dentro de los 144 mil salvos que ellos creen que son los escogidos de Jehova,

  7. nixon dice:

    2 de timoteo cap.3ver 16,17.TODA LA ESCRITURA ES INSPIRADA POR DIOS,Y UTIL PARA ENSEÑAR,PARA REDARGUIR, PARA CORREGIR, PARA CONSTRUIR EN JUSTICIA,
    A FIN DE QUE EL HOMBRE DE DIOS SEA HECHO PARA TODA BUENA HOBRA.
    efesios cap, 2, versiculo 8.porque por gracias sois salvos por medio de la fe;y esto no de vosotros pues es don de Dios;
    no por obras,para que nadie se gloríe.
    esta es la respuesta para aquellos que se quieren escudar en un hombre a quien DIOS lo llamara a cuentas de igual manera que a todos los seres humanos,
    JESUS LES DIJO: YO SOY EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA; NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MI. en ninguna parte de la biblia aparecen intermediarios entre cristo y los seres humanos.
    para que no pongamos la fe en una institucion sino en CRISTO el hijo de Dios; cristo no es religion. y sino quiere vivir engañado le invito que lea la biblia y si no la entiende pidale a Dios que le de saviduria santiago cap. 1.versiculo 5,6. ahora cuando se habla de los diezmos pues en el libro de malaquias esta plasmado lea. malaquias cap.3, verso 8,9. ahora eso esta en la consiencia de cada persona, pero de todo esto daremos cuenta a Dios el dia que nos llame a juicio.

Dejar un comentario

Página 1 de 11